Capacitación profesional y eficiencia.

capacitación profesional

Capacitación profesional y eficiencia.

Alcanzar los objetivos empresariales en buena medida depende de la eficiencia del equipo. Pero ¿cómo conseguir un conjunto de profesionales bien formados y eficientes? En primer lugar buscando que exista un buen ambiente laboral y cuidando a las personas que forman el conjunto.

La capacitación interna forma parte de un grupo de medidas que aportan motivación y una buena comunicación entre trabajadores. Para lograr los objetivos propuestos para cada puesto de trabajo, un plan de capacitación profesional para toda la empresa que aporte eficiencia al conjunto de actividades corporativas será el mejor aliado.

 

Adquirir competencias mediante una capacitación profesional eficiente.

Lo que denominamos competencia profesional es un conjunto de factores, que se deben combinar para conseguirla. Hablamos de conocimientos, experiencia y el know how acumulado. Para fomentar la adquisición de esta competencia profesional las organizaciones deben pagar salarios adecuados al puesto y a la dedicación, pero también ser proactivas. La capacitación interna trabaja en este sentido. Los gastos en capacitación profesional de un equipo deben entenderse como una inversión pues repercutirán en un aumento de la productividad.

El procedimiento para una capacitación eficiente comienza una vez que se han detectado las tareas clave, pasando a conocer qué necesidades formativas generan. Lo ideal es testar si los trabajadores poseen las competencias que la cadena de valor demanda. Sin una buena capacitación para desarrollar estas competencias en cada puesto de trabajo, los procesos no se completarán con el nivel de eficiencia planificado.

capacitación profesional

 

Capacitación profesional que cumple objetivos

El valor que le damos a la eficiencia en el trabajo debemos aportársela también a los procesos de capacitación. Conseguir una capacitación eficiente parte de un seguimiento tutorial adecuado y de aprovechar las ventajas de estudiar en un entorno real. Las experiencias reales del día a día modulan la aplicación de conocimientos, por lo que la asimilación es instantánea.

El esquema que propone Grupo Femxa consta de cuatro pasos que configurarán el flujo adecuado: Enseñar, Aprender, Aplicar y Alcanzar. Si la organización aplica este proceso, la eficiencia y el incremento de valor en la empresa estarán asegurados, lo cual llevará al cumplimiento de objetivos.

Diseño de los procesos de formación

Los procesos formativos han de planificarse con detalle, siguiendo una estrategia que tenga en cuenta los cuatro pasos del flujo de enseñanza y la definición de elementos clave. Identificación de problemas, modo de evaluación y organización de las actividades serán los principales elementos. Una vez incorporados a la virtualización de contenidos, la estrategia estaría implementada.

virtualización para crear empresas eficientes

 

En resumen, alcanzar el nivel óptimo de desempeño de las competencias en el puesto de trabajo tendrá como consecuencia lograr la eficiencia. Llevándolo al proceso formativo, una evaluación permanente de este nivel de desempeño, detectará las necesidades formativas a cubrir, y por tanto el nivel de eficiencia se mantendrá intacto mientras existan procesos de formación estables y duraderos en el tiempo.

Comparte:
Chema García Seijo
Chema García Seijo
jseijo@femxa.com

Publicar un comentario